Maite Salord

Escriptora

Operació camuflatge

Després de la mort de Franco, de cop i volta, i per art de l’anomenada “Transició”, vam assistir a la transformació de la majoria de feixistes que havien campat durant els darrers 40 anys de dictadura franquista en un model d’honorables democràtes conservadors. A la vista dels resultats de l’operació, es podria pensar que es va dur a terme un procés de reciclatge perfecte. Tanmateix, amb el pas dels anys, hom va descobrint, dia a dia, i amb autèntica preocupació, que de reciclatge, res de res: es va limitar, en la majoria de casos, a una pura i simple “operació camuflatge”.

Efectivament, per poc que rasquem la superfície d’aquests grans defensors de la Constitució i de la democracia, hi descobrim que el que eren i pensaven fa quaranta anys encara és allí, intacte, per a vergonya i indignació de les persones que sempre han rebutjat les dictadures com a forma de govern. El darrer exemple ha estat el del “Diccionario Biográfico Español”, obra redactada pels membres de  la “Real Academia de la Historia”, gràcies a 6,4 milions d’euros d’ajuts públics.

Segons es diu a aquesta magna obra, Franco va ser un general “valeroso y católico”, que participà en un cop d’estat contra un govern caòtic amb l’única finalitat de restaurar una monarquia sense partits polítics (!). Enlloc diuen que va ser un dictador ni surt una miserable línia sobre la repressió franquista que, durant els primers anys de dictadura, va assassinar milers de persones que havien comès l’únic crim de pensar diferent d’ell. De tot aquest drama humà, res. És més: tenen la barra de qualificar la dictadura com un règim autoritari però, en cap cas, totalitari.

Sembla que, lentament i sense cap vergonya, els feixistes comencen a treure el nas entre el camuflatge. De fet, ja fa temps que aquell especial zel que posaven, al principi de la democràcia, per passar inadvertits ja no els sembla necessari. I si han de defensar aquest “Diccionario” infame a les pàgines del diari, cap problema. I alerta: cada silenci nostre, de la societat civil, dels polítics, els dóna ales per anar a cara descoberta, i ben alta, per tot arreu. Quin oi. I quina por.

16 comentaris a “Operació camuflatge”

  1. Nom Necessari Escrit el 11 juny 2011 a les 10:37

    Ja saps, Maite, que jo no acostum a alabar-te els teus missatges aquí, al contrari, n’he criticat uns quants (com el penúltim, el farcit d’imperatius).
    .
    Les paraules que dius ara, però, són per emmarcar-les, gràcies.
    Aquests són els polítics que jo vull votar: Els progressistes, com tu, que saben quin ha d’esser el vertader canvi.
    .
    No és anar a remenar la història, és, senzillament, dir les coses pel seu nom.
    http://www.memoriadelesilles.org/?p=1079

    .

  2. Baldritxa Escrit el 11 juny 2011 a les 12:07

    http://www.youtube.com/watch?v=naJFBcGdfJw 😉

  3. Baldritxa Escrit el 11 juny 2011 a les 12:24

    P.S. Vos recoman (ja sé que és immens) les publicacions 6 (2006) i 7 (2007): http://hispanianova.rediris.es/
    Hi ha informació que sempre va bé recordar i tenir present… Salut!

  4. Nunu Escrit el 11 juny 2011 a les 14:07

    Realment m’avergonyeix veure com gent que ha estudiat història, com jo, puguin escriure tal coses. Si no es sap ser objectiu, més val no participar en aquests projectes. Sé que avui dia ser objectiu és difícil, però també és un repte aconseguir-ho.

  5. xec vallori Escrit el 11 juny 2011 a les 20:09

    en hi ha força de camuflats dins de les files conservadores tant en el PP com en l’UPCM, algun encara xerren de rojos i nacionals

  6. Anna Mercadal Anglada Escrit el 12 juny 2011 a les 2:58

    # Anna Mercadal Anglada Escrit el 09 jun 2011 a les 23:56
    A Eugenia:
    De la “ética” de los que han ignorado el escrito hecho por Joan a capitanito el dia 15/5/2011 esta muy claro.
    Mi “ética”puede que no sea la correcta pero tiene su explicación., solo decir que de una veintena de amigos solo quedamos cinco(y no quiere decir ,con salud).
    Que mi marido después de siete años escondiéndose avergonzado por tener una enfermedad marginada e incurable murió a los 33 años. Que a nuestro hijo que solo tenia 12 años,le tuve que explicar que su madre también se moriría muy pronto.
    Podría escribir sin parar pero solo es para que te puedas hacer una idea del daño que me ha podido hacer Joan.

  7. Anna Mercadal Anglada Escrit el 12 juny 2011 a les 5:12

    Por el comentario en el que me dices de borrar el de Joan,creo que lo unico que conseguiras es que el mio no tenga ningun sentido,por que el que lo lea no sabra ha que viene.
    Tampoco entiendo,que en tu bloc se pueda insultar ha capitanito,de la forma tan grave en que lo hace Joan,extendiendo sus acusaciones ha todo un colectivo de personas,las cuales,se han sentido,doloridas y traicionadas por ti,al no hacer nada al respecto y por el tono despectivo con que joan trata un tema que afecta a un gran numero de personas,familiares,amigos y gente que lucha contra actitudes como las vuestras (Joan y tu)
    Por ultimo,preguntarte quien es capitanito ,¿escoria?,para que tu le permitas ha Joan semejante,lista de acusaciones falsas,insultos y descalificaciones que solo pueden venir de una mala persona, cobarde y desde luego mentirosa,capaz de meterse con madres que perdieron a sus hijos, ha viudas como, yo y con personas enfermas que ha lo mejor lo ultimo que lean sea vuestro comentario(y digo vuestro por que,esta escrito por joan,pero pertenece a tu blog) escrito por un cobarde sin compasion y sin la hombria ni la dignidad suficiente para disculparse,ya no con capitanito que segun se deduce de tu comentario maite,es harina de otro costal,pero los/las otras personas que no tienen nada que ver con vuestras rencillas con capitanito, no tienen por que recordar de nuevo la agonia de alguien cercano,solo por que tu lo permites y por que qien tu amparas se aprovecha de ello para cometer semejante barbaridad,regodeandose bajo tu proteccion con la que da rienda suelta a su cobardia bajo tu paraguas de proteccion de los anonimos que exigen decencia,a base de insultar desde esta cobardia tan grande que permite que tu quedes a su misma altura,por el miedo que le provoca el pensar que sin ti no podria cometer semejantes atrocidades,por eso el existe gracias a ti,sin tu blog no seria mas que un pobre cobarde,sin voz,sin razon y sin esa via de escape para su rabia que tu le das.
    Por lo tanto Joan,no es mas que una mala persona cobarde y sin escrupulos al que tu blog da cobertura,por lo que tan responsable es quien lo escribe como el que lo publca.
    PD:Sabes al igual que todos los de aqui,que capitanito(Tano, o Juan Carlos Fernandez Sastre)es mi pareja,razon por la cual uso su mismo mail ([email protected])aun que esto no significa que en ningun momnto,el escriba por mi. o mejor dicho,si lo escribe por mi,pero como no me interesa lo mas minimo colgarme con el ordenador,el es quien pasa mis textos a tu pagina,sin que intervenga para nada mas que para escribir,ya que en nuestra casa cada uno respetamos las opiniones del otro,por lo que la que habla soy yo,como aludida,insultada y despreciada,junto a otras muchas personas que opinan lo mismo que yo,aun que unos,se lo han tomado peor,otros no esperaban esto de ti,ya que tenian el concepto de persona integra y justa,otros decepcionados por haber depositado su confianza en ti y en tu partido,otros han dejado caer la palabra hipocresia…(sinceramente los menos),pero todos coincidimos en dos palabras “cobardia y decepcion”.
    atte Anna Mercadal Anglada

  8. Maite Salord Escrit el 12 juny 2011 a les 9:34

    Anna, jo només responc dels meus comentaris. I entenc perfectament el que dius de com et vas sentir perquè jo he sentit el mateix després que m’insultassin per aquest bloc i pel facebook de forma totalment injusta. Ja sé que la realitat que tu exposes és infinitament més dolorosa que el meu cas. Jo també he patit la mort d’amics que estimava molt i que record contínuament. El drama, a més, després de 30 anys, encara continua.

    Nom Necessari, estic contenta que t’hagi agradat l’entrada. És un tema que m’indigna moltíssim. Ara ja no els fa vergonya demostrar qui són realment. Juguen a dir que hem d’oblidar el que va passar i mirar endavant quan l’únic que volen és que oblidem per ells no haver d’amagar el que són realment.

    Gràcies, Baldritxa pels enllaços. Encara no he tingut temps de mirar-me’ls però ho faré.

    Bon dia!

  9. Baldritxa Escrit el 12 juny 2011 a les 20:19

    De res. Però són els capítols referits a “memòria històrica”, no vaig pensar a matisar-ho!…

  10. Coloma Torres Escrit el 14 juny 2011 a les 22:17

    El tema del franquisme és un tema repetitiu i que ja comença a cansar. Un tema sobre el que els d’esquerra han abusat, intentant fer-nos creure que els partits de dreta són faxistes o franquistes, etc. Aquest article és una altra mostra de com l’esquerra intenta donar a entendre que la dreta és franquista.
    I el que ja és inconmensorable és el comentari de’n Xec Vallori… Tal vegada es déu referir als seus cunyats, que han format part de les llistes d’UPCM.
    M’agradaria que na Maite fes un article sobre la dictadura dels germans Castro a Cuba. La dictadura de’n Franco fa més de 35 anys que va acabar. Jo no l’he viscuda. La de’n Fidel Castro encara és ben vigent i en aquest blog, res se’n diu.

  11. Coloma Torres Escrit el 14 juny 2011 a les 22:24

    De totes formes Maite, fins fa quatre dies el teu partit i tu mateixa vau governar gràcies al suport d’una persona que mai se n’ha amagat de la seva ideologia franquista.
    Tant d’oi no te’n devia fer…

  12. eugenia Escrit el 14 juny 2011 a les 22:57

    Què tu no has viscut el franquisme Coloma? Doncs, calla, no parles del que no saps.

  13. Quico Escrit el 15 juny 2011 a les 12:08

    Ara que està de moda.. estàs indignada?

  14. Nom Necessari Escrit el 15 juny 2011 a les 21:14

    “Tema repetitiu que comença a cansar”
    Tal vegada sí,
    Tal vegada és la història que ens han volgut amagar?
    De veritat que ho hem repetie tant?:
    .
    .
    “En la mañana del 27 de Septiembre de 1975, menos de 2 meses antes de que el monstruo de El Pardo reventara en la cama, son fusilados 3 miembros del FRAP(Xosé Humberto Baena Alonso, José Luis Sánchez Bravo y Ramón García Sanz) y dos de ETA (Juan Paredes Manot y Ángel Otaegui).

    Apenas cuatro días antes, la policía había expulsado de España a varios intelectuales franceses, entre ellos el actor Yves Montand, el realizador Costa Gavras y el escritor Regis Debray, que intentaban divulgar en Madrid un escrito de condena contra el régimen franquista, suscrito por Jean Paul Sartre, André Malraux, Louis Aragón y Pierre Mendes-France. La inminencia de las ejecuciones había movilizado al mundo entero, y de todas partes llegaban mensajes pidiendo clemencia. Pero, aquella noche del 26 el jefe del Estado se había acostado ordenando taxativamente “que no le despertasen bajo ningún pretexto”. Si no le habían conmovido los ruegos de Pablo VI, menos aún iba a hacerlo la imagen del primer ministro sueco Olof Palme, pidiendo con una hucha por las calles de Estocolmo en favor de las familias de los condenados. O la carta de su propio hermano, Nicolás Franco, recordándole: “Tú eres un buen cristiano, después te arrepentirás” (1)

    Un año y medio antes, el 2 de Marzo de 1974, son ejecutados mediante garrote vil el anarquista catalán Salvador Puig Antich y el alemán Heinz Chez (cuyo nombre real era Georg Michael Welzel). Él ajusticiamiento de éste último, preso común, fue utilizado por el franquismo agonizante como cortina de humo para tapar la repercusión internacional y nacional del “asesinato pro decreto” del joven libertario Puig Antich. Trataban de mezclar violencia común (la cometida por Heinz Chez) con la de tipo político de la que se acusaba al ajusticiado catalán. Sobre Heinz Chez continúa extendido el velo colocado entonces por la prensa del régimen y que hacía de él un mero delincuente criminal. Un repaso sobre su figura nos mostraría a un hombre más humano y digno de respeto (2)

    El franquismo agonizaba matando en aquella España en sepia, hoy desgraciadamente tan desdibujada de la memoria colectiva por obra y arte de una “modélica transición” amnésica, no sin antes hacer una última aparición en el balcón de la Plaza de Oriente al que solía asomarse la momia de El Pardo para sollozar senilmente mientras su amanerada vocecita de vicetiple en horas bajas agradecía una de tantas “manifestaciones espontáneas” a su régimen genocida, entre proclamas contra el comunismo internacional.

    Y, sin embargo, aquellos no serían los últimos asesinatos a manos de la “violencia monopolística” del Estado franquista. Del mismo modo que no cabe hablar de fin del franquismo con la muerte del tirano porque, hasta la aprobación de la Constitución de 1978 (y esta misma era en su diseño el resultado de haber dejado “todo atado y bien atado”), los primeros años de la transición se realizan cabalgando sobre las Leyes Fundamentales del Estado diseñado por Francisco Franco, no se puede hablar de fin de la violencia fascista ni de los aparatos policiales del Estado franquista porque ni una ni otra fueron depuradas por los constituyentes y padres de la “modélica transición”.

    23 de enero de 1977: asesinato del estudiante Arturo Ruiz García en Madrid (Triple AAA: Alianza Apostólica Anticomunista).

    24 de enero de 1977: matanza de la Calle de Atocha en Madrid. Cinco abogados laboralistas de Comisiones Obreras y vinculados al PCE resultan muertos y cuatro más heridos. Reivindica la AAA. Se detiene a militantes neofascistas y cuadros del antiguo sindicato vertical franquista vinculados con Fuerza Nueva.

    20 de septiembre de 1977: estalla en la redacción de la revista “El Papus” en Barcelona, una bomba atribuida a la AAA. Muere el conserje Juan Peñalver Sandoval, y resultan heridas 17 personas más.

    15 de enero de 1978, caso Scala: atentado con cócteles molotov contra la Sala de Fiestas “Scala”, de Barcelona, resultando muertas cuatro personas (Ramón Egea, Juan López, Diego Montoro y Bernabé Bravo, afiliados a la CNT) y en el que se intentó inculpar a las organizaciones anarquistas CNT y FAI. Realizado por miembros de los aparatos policiales del Estado, cuyas conexiones apuntaban al Ministro de la Gobernación Rodolfo Martín Villa (conocido como “la porra de la transición”). El objetivo era frenar el, hasta entonces, imparable crecimiento de la CNT en Cataluña. (3). Al final, toda la “investigación” se cierra sobre un único culpable, el infiltrado de la policía en las organizaciones anarquistas,Joaquín Gambín, el Grillo, también conocido como el Rubio o el Legionario.

    13 mayo 1978: el anarquista Agustín Rueda Sierra, fue apaleado y asesinado por los funcionarios de la prisión de Carabanchel (Madrid), durante una sesión de torturas para que declarara junto con otros reclusos por los hechos relacionados con la construcción de un túnel en dicha prisión para escapar de ella.

    5 de agosto de 1978: atentado contra Antonio Cubillo, dirigente del MPAIAC, en Argel, atribuido a miembros de los servicios secretos españoles. El líder independentista queda herido de gravedad y con secuelas que le acompañan aún hoy. El nombre del Ministro de la Gobernación de entonces, Rodolfo Martín Villa, vuelve a sonar

    28 de octubre de 1978: un comando de antiguos miembros de Fuerza Nueva envían un paquete bomba al diario El País resultando muerto el conserje Andrés Fraguas e hiriendo a otras dos personas.

    13 de septiembre de 1979 : un grupo de jóvenes vinculados a Fuerza Nueva mata a golpes de bates de béisbol al estudiante José Luis Alcazo en el parque del Retiro de Madrid.
    En la madrugada del 1 al 2 de febrero 1980, la militante del PST y de CCOO, y dirigente del movimiento estudiantil, Yolanda González, será secuestrada y asesinada por miembros de la extrema derecha vinculados a Fuerza Nueva y el Batallón Vasco Español. Aquellos criminales tenían vínculos con los aparatos policiales (guardia civil y policía nacional) y con miembros del ejercito.

    El 9 de febrero del mismo año seguidores de Blas Piñar, líder de FN, acudieron al distrito de Vallecas donde este partido político se disponía a dar un mitin, el cual no tenía permiso del Ministerio del Interior. Frente a esto las organizaciones de izquierdas fueron a Vallecas para impedir el acto. Se produjo una gran batalla campal, como consecuencia de lo cual, a las 12 horas, en la calle Martínez Álvarez, dos ultraderechistas se cruzaban con Vicente Cuervo Calvo de 21 años. Primero Vicente recibió una puñalada en el tórax y después un disparo limpio a quemarropa. La policía identificó a los asesinos como militantes de FN. Uno de más de 40 años con un abrigo negro, el otro menor de 40 años con una cazadora. La policía dijo a los familiares tenerlos localizados en España. Finalmente el crimen fue sobreseído y el sumario cerrado debido a que no aparecieron los dos autores (4)

    1 de mayo de 1980: asesinato en Madrid de Arturo Pajuelo Rubio. Dirigente de las Asociaciones de Vecinos (AAVV) de Orcasitas y de la Coordinadora de Barrios en Remodelación, tiene una placa a modo de calle en la Federación Regional de AAVV de Madrid. Su asesinato fue cometido por el grupo Primera Línea de F.N.

    6 de mayo de 1980: asesinato en el Bar San Bao de Ciudad Lineal (Madrid) de Juan Carlos García Pérez, cometido por los mismos que asesinaron a Arturo Pajuelo Rubio. En julio de 1983 fueron juzgados y condenados a penas mínimas; los asesinos están huidos.

    10 de mayo de 1981: Caso Almería (ignominiosamente olvidado): aparecen tres cuerpos abrasados dentro de un Ford Fiesta, en un barranco de la carretera de Gérgal, Almería. El informe de la Guardia Civil señalaba que eran “tres etarras, que habían intentado huir, responsables del atentado contra el General Valenzuela”, que había sucedido un par de días antes. Incluso les ponían apellidos: eran “Mazusta, Bereciartúa, y Goyenechea Fradúa”. Los nombres reales eran Luis Montero García, salmantino y militante del PCE, el santanderino Luis Cobo Mier y el almeriense Juan Mañas Morales, que se dirigían desde Santander (donde residían los tres) a Pechina (Almería) para la comunión del hermano de Juan Mañas. El jefe del operativo criminal fue el Teniente Coronel Carlos Castillo Quero. Los tres fueron salvajemente torturados, luego descuartizados sus cuerpos, metidos de nuevo en el vehículo en el que viajaban, ametrallado el mismo y prendido fuego después, luego de haber sido despeñado. Mi amistad y cariño personal hacia Luis Montero García impide que pueda descansar hasta que su nombre y el de sus compañeros formen parte de nuestra Memoria Histórica, con el resto de las víctimas de esta transición sangrienta. La película “El caso Almería” (1983), del director Pedro Costa, es casi el único homenaje digno que hasta el día de hoy se les ha realizado desde la izquierda.

    Esto sin citar los atentados de la extrema derecha y de los aparatos policiales del tardofranquismo en Euskadi. Sólo entre octubre de 1975 y junio de 1981, por limitarlos a la transición, y sin entrar en el caso GAL, más tardío y que merece tratamiento aparte, el listado es estremecedor. Se recomienda consultarlo en la wikipedia (5)

    La lista de asesinados por miembros de los aparatos del Estado y por los grupos fascistas durante la modélica transición es agotadora y casi interminable. Mariano Sánchez Soler (6), en su libro, “La transición sangrienta” relata más de 600 atentados en el período que dista entre 1975 y 1983.

    Aquellas muertes no fueron simple consecuencia de unos exaltados fascistas que no aceptaban el paso a la democracia. Esa respuesta sería demasiado falaz y tranquilizadora porque lo que hoy tenemos no es una democracia adulta y libre sino una democracia vigilada (por un poder judicial y mediático heredero del pasado franquista), menor de edad (con amante padre coronado que hace las funciones de vigilante de los “excesos del delirio democrático”) y un régimen de alternancia de partidos que bien se parece a la España de la Restauración de Canovas y Sagasta. Su función: ser tapón y valladar contra cualquier voluntad colectiva de transformar esto que hoy vivimos en una democracia con demócratas y en un régimen que merezca tal nombre. El papel de las bandas fascistas y de los aparatos de inteligencia del Estado en esos años no fue otro que el de frenar cualquier intento que pudiera darse por parte de sectores de la izquierda de ir más allá de lo que había sido establecido antes de la muerte del dictador: “democracia coronada y a medio gas”.

    Esas víctimas forman parte de la memoria de militantes individuales de la izquierda, apenas de los partidos, en absoluto de la sociedad española.

    La lobotomía política practicada por el sector del bunker franquista que pilotó la transición y por la izquierda oficial y claudicante (PSOE y PCE) pactista, sobre la sociedad española, ha impedido que se realice un examen crítico respecto a esos “años de plomo”, que se revise qué fue lo pactado entonces, que se conozcan los límites de hasta dónde nos estaba permitido llegar a los españoles, qué cosas no podían ser sometidas al juicio popular de un proceso democrático y cuáles han sido las consecuencias, a día de hoy, de esa amnesia colectiva que ha impedido revisar nuestro pasado inmediato y colocarlo en el banquillo de los acusados.

    Mientras no se revise la “modélica transición” española, los efectos que ha tenido sobre el desarrollo de esto que hoy llamamos democracia y que no lo es y no se rehabilite la memoria de los hijos más preclaros de la lucha por las libertades, seguirá todo “atado y bien atado”, como lo dejó el señor del Pazo de Meirás, aquél que hizo de un país un cuartel.

    El logro de verdad, justicia y reparación también para quienes fueron víctimas de los años de “transición sangrienta”, a manos de los herederos del franquismo, es una condición indispensable para que podamos hablar de una auténtica Memoria Histórica sin trampas, no como aquellas a las que nos ha sometido el PSOE con una Ley de cortos vuelos y falta de contenidos y voluntad de desarrollo. Es indispensable porque esa etapa nos afecta a un sector mucho más amplio de españoles que el que vivió la Guerra Civil, sin que sean ambas antagónicas sino necesariamente complementarias. Es indispensable porque las consecuencias de aquella transición las pagamos hoy de un modo mucho más directo que cualquier otro pasado previo. Es indispensable porque sobre el olvido de aquellos que fueron asesinados por las pistolas compradas durante el régimen anterior no se ha levantado, ni siquiera intentado, el velo que cubre su recuerdo. Es indispensable porque sólo seremos fuertes cuando sentemos en el banquillo de los acusados a los responsables políticos de atentados como los de Montejurra, Scala, Abogados de Atocha,…No nos basta con el castigo a los ejecutores (algunos pagaron penas que casi fueron premios).

    Queremos ahora ver en el papel de reos a los inductores que aún siguen vivos, ocupando puestos de administración de grandes empresas, en el Senado o en algún Consejo del Reino o del Estado.”

  15. Coloma Torres Escrit el 16 juny 2011 a les 16:17

    Nunca conocí en vida a Orlando Zapata Tamayo. Sólo he visto de él una foto colocada de mil maneras en internet. Posiblemente nunca hubiera conocido que existía si no fuera porque decidió hacer una huelga de hambre por razones que aún no conozco bien y murió en su empeño. Es decir, decidió hacer uso del único recurso que le queda a un recluso —la vida— y exponerla para dar una batalla moral ante el estado cubano. Este tipo de hecho no es nuevo. Recuerdo, por ejemplo, que en 1981 un grupo de jóvenes del IRA apelaron al mismo recurso contra la conservadora Margaret Thatcher, y diez murieron. Entonces el Granma contaba cada día los pormenores de las huelgas de hambre y cuando moría algún joven lo reseñaba en primera plana, para consternación e indignación de sus lectores, entre ellos yo. Esta vez, el Granma no ha dicho nada, porque esta vez el Granma es parte de la maquinaria que asesinó tres veces a Orlando Zapata Tamayo.

    En resumen, no sé exactamente quién era Orlando Zapata Tamayo. Los partes de la disidencia indican que se trataba de un obrero negro de 43 años que fue encarcelado por participar en varias acciones pacíficas no permitidas por el gobierno cubano —entre ellas, el Proyecto Varela que buscaba recoger firmas para promover una reforma constitucional en el parlamento cubano— y que mantuvo una posición vertical en la prisión, lo que le valió maltratos y el alargamiento de su condena de tres años iniciales a una cifra que he leído iba de 25 a 36 años. Según el gobierno cubano y sus relacionistas públicos, cubanos y extranjeros, se trataba de un delincuente común con una hoja de delitos baratos fomentada desde que tenía 22 años, y que posteriormente decidió enrolarse en la disidencia para continuar su carrera delictiva. Es decir, que la víctima pasó de robar carteras a promover un cambio constitucional y exponerse a altas penas de prisión.

    En realidad, los argumentos del gobierno cubano me resultan muy dudosos. No entiendo cómo un ladrón vulgar de carteras puede pasar de improviso a promover un cambio constitucional exponiéndose de paso a largas condenas de cárcel. Tampoco, cómo un delincuente común y, además, oportunista, se deja morir de hambre, durante un largo proceso en que tuvo 85 días para arrepentirse. Y si estaba preso por los delitos que mencionan, me parece extraña la tremenda cantidad de años que establecía la condena. Tampoco puedo explicarme cómo es posible que alguien se suicide por conseguir, dice el gobierno, un teléfono y una cocina para su celda, aunque fuese una cocina similar a la que tenía Fidel Castro en el presidio de Isla de Pinos cuando fue encarcelado por la bárbara tiranía de Batista por asaltar un cuartel militar en 1953. Es evidente que tantos años sin una opinión pública crítica ha reblandecido el sentido común de los propagandistas del gobierno cubano.

    Y, finalmente, dudo de lo que dice el gobierno cubano, porque si algo conozco bien es cómo la élite cubana es capaz de manipular la información, mentir e intoxicar a la opinión pública en un país donde no hay fuentes alternativas de comunicación, para conseguir cualquiera de sus objetivos. Es lo que convirtió súbitamente en 1989 a un héroe nacional en un corrupto, aburguesado y abusador, digno del fusilamiento; o a un brillante canciller que era capaz de interpretar como nadie el pensamiento del Comandante en Jefe (cualidad insuperable en una monarquía faraónica) en una soez sabandija envilecida por las mieles del poder.

    De cualquier manera, para los fines de lo que quiero decir ahora, no me interesa saber quién era Orlando Zapata Tamayo, ni por qué estaba preso. No tengo dudas de que el gobierno cubano nuevamente ha sacrificado la vida de un cubano para dar una demostración de firmeza represiva ante la oposición. Que el gobierno cubano ha permitido la muerte de un recluso. Y que, por consiguiente, el gobierno cubano ha cometido una acción criminal. Cuando el gobierno cubano decidió utilizar al presidiario fallecido como caso prueba para sus forcejeos políticos, decretó su asesinato: el primer asesinato.

    No es un hecho inédito en Cuba. La naturaleza autoritaria del sistema político cubano incluye entre sus arbitrariedades el uso de casos para producir respuestas ejemplarizantes de cara a espectadores hostiles o poco confiables. Fue lo que sucedió cuando fueron ejecutados los implicados en la Causa 1 de 1989, una pandilla de rateros desaforados pero que legalmente no merecían el fusilamiento. O en 2003, cuando fueron fusilados tres jóvenes, también negros, por intentar secuestrar una lancha para emigrar a Estados Unidos. Los fusilaron 72 horas después de sus apresamientos, en un juicio sumario propio de capitanes generales, sin siquiera permitir una despedida familiar. Y ahora esta muerte consentida que envía un mensaje muy claro a la oposición y al posible surgimiento de otros huelguistas.

    A la muerte física de Zapata sucedió un segundo asesinato: una avalancha de difamaciones organizada por el gobierno cubano. Utilizando para ello a algunos intelectuales devaluados del patio y a la red de voceros estalinistas que medran en la izquierda mundial, han dicho que la víctima era un preso común (culpable de exhibicionismo, de portar armas blancas, de cometer hurtos, de producir escándalos públicos e incluso de vender drogas a turistas), que exigía privilegios desmedidos para un presidiario, que atacaba a los guardias carcelarios, y hasta que era esquizofrénico y bipolar. De igual manera, no han escatimado esfuerzos para desnaturalizar el hecho, envolverlo en el conflicto Cuba-Estados Unidos y compararlo con no sé cuántas muertes que desgraciadamente ocurren en otras latitudes como Irak y Afganistán. Es decir, para sacar el crimen del escrutinio público en nombre de la defensa de una revolución socialista que hace ya mucho tiempo no es revolución y nunca fue socialista. Es otra técnica: inhibir a los sectores democráticos y de izquierda del planeta agitando el espantajo de la agresión imperialista, como si las muertes que ocurren en otros lugares, como si el bloque/embargo, como si una sola de las conquistas sociales que han ocurrido gracias a la acción del pueblo en el último medio siglo, como si uno solo de esos hechos pudiera justificar el crimen cometido contra Orlando Zapata Tamayo.

    Y luego, Zapata Tamayo ha sido asesinado cuando el presidente/general Raúl Castro, haciendo un alarde del más procaz cinismo, lamentó públicamente la muerte de un presidiario a quien su gobierno dejó morir. Ha sido su tercer asesinato en unas pocas horas.

    Para la izquierda, el crimen contra Orlando Zapata Tamayo es un reto. Nada aquí puede ser justificado, y sólo puede ser explicado como la reacción criminal y represiva de una élite autoritaria y decadente que pisotea cada día al socialismo hablando en su nombre, mientras prepara su propia conversión en una nueva burguesía. En la misma declaración en que impúdicamente lamentó la muerte de su víctima, el general/presidente Raúl Castro afirmó que estaba dispuesto a discutirlo todo con Estados Unidos. Yo diría que también a negociarlo todo, a excepción claro está, de los propios poderes del Clan Castro y sus apoyos militares. Y para llegar a esa meta (tan prosaicamente contrarrevolucionaria) ¿qué importa Orlando Zapata Tamayo?

  16. Coloma Torres Escrit el 16 juny 2011 a les 16:17

    La organización Archivo Cuba documenta 8.190 asesinatos cometidos por el régimen de Castro

    De esa cifra, 5.775 personas fueron ejecutadas y 1.234 asesinadas extrajudiciales. Otras 984 fueron víctimas de homicidios dentro de las prisiones.

    Unas 8.190 personas han sido asesinadas por el régimen de Fidel Castro desde su llegada al poder en 1959, y otras 200 han desaparecido, dijo este martes en Madrid María Werlau, directora ejecutiva de Archivo Cuba, un proyecto dedicado a documentar los crímenes de gobierno cubano.

    De acuerdo con una investigación del Archivo, de los 8.190 muertos, 5.775 fueron ejecutados y 1.234 asesinados extrajudiciales. Otros 984 fueron víctimas de homicidios provocados dentro de las prisiones, informó Europa Press.

    “El régimen de Castro ha mostrado desde sus comienzos un profundo desprecio por la vida humana”, dijo Werlau al presentar los resultados de la investigación en Madrid, durante una conferencia de prensa en la que estuvo acompañada por el presidente de la Asociación Iberoamericana por la Libertad, Antonio Guedes, y los periodistas españoles Rosa Montero y Hermann Tertsch.

    Las muertes “comenzaron con procesos sumarios y ejecuciones masivas en el paredón, que eran difundidos por los medios de comunicación para crear miedo”, afirmó Werlau, según EFE.

    De acuerdo con los testimonios recogidos, murieron campesinos, mujeres embarazadas, extranjeros e incluso hubo miembros del propio aparato comunista, “cuyos cadáveres se paseaban y eran insultados, como método de propaganda interna”.

    Después, añadió, “Castro se dio cuenta de que tenía que cuidar la imagen internacional” y “ya no le convenía llevar a cabo esas ejecuciones masivas porque el miedo ya estaba instaurado y podían hacerlo cuando quisieran”.

    La directora ejecutiva de Archivo Cuba explicó que el proyecto documenta los casos de su registro a través de indagaciones y entrevistas a familiares de las víctimas.

    La cifra de homicidios comprobada hasta ahora evidencia que durante el mandato Castro han muerto “más personas que durante la dictadura de (Augusto) Pinochet (en Chile)”, afirmó.

    Según Werlau, el número de víctimas bajo el actual régimen cubano es aún mayor que la revelada por la investigación, pero el proceso de documentación es lento y ambicioso.

    El registro no sólo busca reflejar las muertes que se han producido desde 1959, sino ampliar sus datos hasta el año 1952, cuando comenzó la dictadura de Fulgencio Batista, para que “todos sean considerados como víctimas y no haya rencor”, dijo.

    “Yo quiero contar la historia de las víctimas, que ellas hablen por sí mismas”, afirmó Werlau, que desarrolla desde 2001 la investigación junto con el profesor Armando Lago. Archivo Cuba expone sus resultados en el sitio http://www.archivocuba.org.

    Las investigaciones del proyecto revelan que muchos niños han sido blanco del “sistema represivo”. Hasta el momento existen 93 casos documentados.

    La causa de estas muertes han sido en su mayoría los asesinatos extrajudiciales (31), seguido de 27 asesinatos por intentar huir de Cuba (tres de ellos accidentales); 22 por ejecuciones, 12 por haber sido considerados “rebeldes en combate”, y un caso por negligencia médica dentro de una prisión.

    Por otro lado, hasta el momento 216 mujeres y niñas han muerto “por razones políticas”. La mayoría cuando intentaban salir de la Isla de forma ilegal y fueron interceptadas por guardafronteras cubanos que dispararon contra las embarcaciones.

    En cuanto a las prisiones, la investigación ha revelado 159 asesinatos, 209 muertes por negligencia médica, 264 suicidios, 21 accidentes y 331 por “supuestas causas naturales”.

    “La tasa de muerte en los presidios es mayor que la del resto de la población”, dijo Werlau.

    La ley cubana vigente contempla la posibilidad de aplicar la pena de muerte en 112 delitos. Es la medida que “desde siempre” ha asumido el régimen de Castro para advertir a los ciudadanos que “ellos son los únicos que mandan ahí y hacen lo que quieren”, comentó.

    Las cifras reveladas por Archivo Cuba este martes no incluyen a personas que han fallecido al intentar escapar de la Isla por vía marítima. No obstante, señaló Werlau, aunque no existen estadísticas precisas al respecto los cálculos apuntan a unas 20.000 muertes por esa causa.

    Werlau criticó “el silencio” que mantienen algunos sectores sociales de varios países ante “estos crímenes contra la humanidad”.

    Lamentó que, pese a las reiteradas denuncias de la disidencia cubana en foros internacionales, todavía “existe un profundo desconocimiento del enorme costo en vidas de la llamada revolución cubana y esto, de alguna manera, contribuye a que persevere la ignorancia sobre la esencia violenta del régimen de Castro”.

    A ello, dijo, se une la fuerza de la propaganda castrista “que invierte millones de dólares y lleva una campaña de relaciones públicas en el mundo muy buena”, en contraste con “las rencillas tontas” del exilio, que distancian a los cubanos “de dentro y de fuera”.

Adreça per fer retroenllaços | RSS dels comentaris

Escriu un comentari